Es una de las actividades más emblemáticas de la cultura española. Pero la pandemia del coronavirus y los cambios de gustos de las nuevas generaciones, más encariñados con los animales que con la lidia, ponen ahora en peligro a este sangriento espectáculo que algunos españoles y personas de alrededor del mundo llevan en el alma.

La temporada de toros también se ve afectada por el coronavirus. El sector entiende que realizar estos eventos a puerta cerrada carece de todo sentido, por mucho que se retransmitan por televisión. Con todo, los animalistas aplauden que la llegada del Covid-19 a España sirva para frenar este negocio y esperan que la suspensión de las corridas se prolongue más allá del virus.

En un comunicado, la organización PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) sostiene que “los toros tendrán un breve respido al no ser torturados y asesinados para el entretenimiento del público”. “Pero una vez que finalice la pandemia, los toros volverán a ser forzados a regresar a la arena para este deporte sangriento y cruel”, añaden.

“Aprovechemos estos tiempos de crisis para reflexionar sobre el hecho de que los seres vivos y sintientes, con quienes compartimos este planeta, merecen respeto y consideración, y, luego de que el brote del virus desaparezca, sigamos rechazando las corridas de toros y otros eventos en los que los animales son lastimados para entretenimiento humano”, apuntan.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here