La pandemia de coronavirus dejó sin turistas los lugares más emblemáticos del mundo.

Es el caso del Parque de Nara, en Japón, que al estar vacío los ciervos pueden descansar bajo los árboles de cerezos en flor.

El estado de alarma por la pandemia redujo la circulación de los seres humanos, entonces los animales se echaron a descansar bajo los árboles en flor en soledad.

Se estima que en el parque hay unos 1200 ciervos. El rito es que la gente se acerque a darle de comer, pero esto dejó de ocurrir este año a partir del 7 de abril, cuando el gobierno declaró el estado de alarma.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here