Un amplio informe que evalúa el estado del mundo natural descubrió que los humanos están teniendo un efecto sin precedentes y devastador en la biodiversidad global, con aproximadamente 1 millón de especies animales y vegetales ahora amenazadas de extinción.

La Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas que fue establecido en 2012 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente e incluye representantes de 132 países publicó un resumen de los hallazgos del informe.

Robert Watson, presidente del panel y profesor de ciencias ambientales en la Universidad de East Anglia en el Reino Unido, dijo que la evidencia recopilada en las últimas cinco décadas de aproximadamente 15,000 estudios científicos y gubernamentales pinta un escenario amenazador.

El informe, que no enumeró especies individuales, encontró que el 25 por ciento de los mamíferos, más del 40 por ciento de las especies de anfibios, casi el 33 por ciento de los tiburones y el 25 por ciento de las plantas están en peligro de extinción. Sobre la base de estas proporciones, los investigadores estimaron que aproximadamente 1 millón de especies animales y vegetales podrían extinguirse en cuestión de décadas.

Deterioro rápido.
Se han producido extinciones a lo largo de la historia del planeta, pero el informe encontró que las acciones humanas amenazan hoy a más especies que nunca.

Esto podría tener graves consecuencias para la estabilidad de los ecosistemas en todo el mundo, lo que a su vez podría afectar directamente la salud humana. Las interacciones entre animales, plantas, humanos y el medio ambiente forman una red compleja. Las interrupciones en cualquier parte de esta arquitectura biológica pueden tener efectos significativos.

Por ejemplo, los humanos necesitan comida para sobrevivir.

Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas, más de las tres cuartas partes de los cultivos alimentarios del mundo dependen, al menos en parte, de las actividades de las abejas, avispas, mariposas y otros polinizadores. El nuevo informe de la ONU encontró que el 10 por ciento de las especies de insectos están bajo amenaza.

Sin embargo, la situación de los insectos podría ser aún más grave de lo que muestran las investigaciones recientes porque los científicos no tienen una buena comprensión de la cantidad de especies de insectos.

Si no se sabe la cantidad de especies que se tiene, es difícil saber cuántas se están perdiendo.

Un problema con muchas causas.
Las principales amenazas a la biodiversidad identificadas en el informe incluyen cambios en el uso de la tierra, expansión de las áreas urbanas y dedicar más tierras a la agricultura o la ganadería, así como la contaminación, la caza furtiva, la sobrepesca y el cambio climático.

En muchos casos, estos cambios se conjuntan para destruir hábitats de animales e insectos o forzar a las especies a migrar a otras regiones, donde no son adecuadas para su sobrevivencia.

La principal de las soluciones propuestas es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, que es el principal impulsor del cambio climático causado por el hombre.

La evaluación destacó la necesidad de adoptar prácticas sostenibles de agricultura, silvicultura y uso de la tierra. Y el panel abogó por la expansión de las áreas protegidas para proteger las especies y permitir la recuperación de los ecosistemas.

A pesar del pronóstico terrible, John Wiens, profesor de ecología y biología evolutiva en la Universidad de Arizona, dijo que la mayoría de los científicos están de acuerdo en que el planeta aún puede recuperarse.

No es demasiado tarde, hay una ventana de 10 o 20 años en la que aún podemos hacer algo, dijo Wiens. Al final, todo lo que se necesita es voluntad. Si decidimos que queremos resolverlo, podemos resolverlo .

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here