Para quienes les gusta imaginar catástrofes, los asteroides siempre son una buena oportunidad. Para validar o desmentir los temores que despiertan estos objetos cuando se acercan a nuestro planeta existe el programa Near-Earth Objects (NEOs) de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio estadounidense (NASA). El próximo 29 de abril pasará cerca de nuestro planeta un asteroide que alguna vez fue catalogado como potencialmente peligroso pero, al menos en los próximos 200 años, no promete causar ningún daño a la Tierra. Su nombre es 52768 (1998 OR2).

De “potencialmente peligroso” a rumores de internet

La NASA monitorea a los NEOs ante la posibilidad de que alguna vez causen algún daño a nuestro planeta. Eso no significa que realmente va a ocurrir una colisión de grandes dimensiones, o siquiera que vaya a acercarse mucho. Para que un objeto se clasifique como “potencialmente peligroso” debe pasar a una distancia menor o igual a 45 millones de kilómetros y su tamaño puede ir de unos metros hasta 41 kilómetros.

En 1998 fueron descubiertos dos objetos que entraban en esta clasificación y que pasan cerca de la Tierra con regularidad. Uno de ellos es 52768 (1998 OR2). Este asteroide que se acercará a la Tierra en abril tuvo su última visita en 2011 y se calcula que volverá en 2031, esto según datos del California Institute of Technology (Caltech).

52768 (1998 OR2) entra en la clasificación de “potencialmente peligroso” pero la posibilidad de una colisión o cualquier otro evento destructivo es mínima. Su tamaño es de 1.7 km de largo y 4.1 km de ancho; en caso de una colisión sí tendría un impacto significativo para la Tierra, sin embargo eso no pasará. Aunque sus dimensiones sean peligrosas, la distancia a la que pasará es muy grande.

El Dr. James O’Donoghue, quien actualmente colabora con la Agencia Espacial Japonesa (JAXA) y anteriormente trabajó para la NASA, desmintió desde su cuenta de Twitter que haya un peligro real por el asteroide que pasará cerca de nuestro planeta en abril. A través de una imagen comparativa muestra que la distancia a la que se acercará 52768 (1998 OR2) es 16.4 veces la distancia entre la Tierra y la Luna (6.3 millones de km).

El tamaño del asteroide es peligroso y si alguna vez se acercara mucho podría causar daño pero en esta ocasión -y durante al menos los próximos 200 años- su órbita no representa peligro de colisión contra la Tierra. No obstante, para muchos ha sido la oportunidad de invocar a las catástrofes y las redes sociales han sido un gran apoyo para difundir estas creencias.

Los mensajes alarmistas en redes sociales sobre catástrofes astronómicas  siempre serán tendencia, pero esperemos que para el 29 de abril, que tengamos la visita del asteroide, éstas se desmientan. Posiblemente después los fanáticos encuentren un nuevo pretexto para pregonar una nueva destrucción masiva, pero recuerda que el mejor antídoto es la información.

¿Será visible a simple vista?

Desafortunadamente el asteroide 1998 OR2 será invisible a simple vista, pero si tienes un buen telescopio podrías ubicarlo el 29 de abril cerca de la estrella HIP 53416, y en las noches alrededor de su aproximación cerca de las constelaciones Hidra, Crater y Corvus.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here