El embajador de China en Australia, Cheng Jingye, ha advertido este lunes que Australia podría enfrentar un impacto económico, si insiste en investigar el origen de la pandemia del Covid-19.

En una entrevista publicada este lunes por The Australian Financial Review, el embajador calificó de “peligroso” el impulso de Canberra para iniciar una investigación independiente y aseguró que esto podría desencadenar un boicot por parte de los consumidores chinos que no podrán viajar ni estudiar en Australia o comprar importantes exportaciones que incluyen la carne de res y vino.

“Recurrir a la sospecha, la recriminación o la división en un momento tan crítico solo podría socavar los esfuerzos mundiales para luchar contra esta pandemia” expresó Cheng y advirtió además que si la investigación continúa, “la gente va a plantearse si vale la pena acudir a un país que no es tan amigable con China como parece”.

Estas declaraciones surgen luego de que el primer ministro australiano, Scott Morrison, y la ministra de Relaciones Exteriores, Marise Payne, se unieran la semana pasada al pedido de Estados Unidos de iniciar una investigación independiente acerca de “los orígenes y la propagación de la pandemia”, informa Reuters.

De igual manera, Morrison buscó apoyo en las principales potencias mundiales. Sin embargo, Francia y Reino Unido aseguraron que este es el momento de combatir el virus y no atribuir culpas.

Fuente: RT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here