¿Cómo lo hacen? Muy sencillo: ponen a los pacientes boca abajo. Como sabemos, el nuevo coronavirus causa una infección respiratoria que puede dificultar la respiración de las personas, y esta técnica tiene como objetivo ayudar a las personas con síntomas a aumentar el flujo de aire a sus pulmones. Recientemente se popularizó gracias alDr. Sarfaraz Munshi, quien trabaja en el Queen’s Hospital del Reino Unido, y quien publicó un video del procedimiento en YouTube.

Hasta ahora, el video tiene casi 4 millones de reproducciones tan solo en YouTube — esto sin hablar de las muchas versiones del mismo que se han propagado por redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y TikTok. Para realizar la técnica de Munshi, cualquiera con síntomas de COVID-19 que pueda estar experimentando problemas para respirar debe tomar seis respiraciones profundas y contener la respiración durante cinco segundos antes de exhalar.

En la sexta respiración profunda, Munshi le dice a los espectadores que inhalen, “tosan fuertemente”, y luego repitan esos pasos una vez más. Después de eso, el médico británico recomienda a los pacientes que se acuesten boca abajo con una almohada delante de ellos, respirando un poco más profundamente durante los siguientes 10 minutos.

“Estamos salvando vidas con esto, absolutamente”, dijo recientemente a CNN Mangala Narasimhan, director regional de cuidados intensivos de Northwell Health en la ciudad de Nueva York. “Es una cosa tan simple de hacer, y hemos visto una notable mejora. Podemos verlo en cada uno de los pacientes”.

En una ocasión, un paciente del hospital judío de Long Island en Queens vio cómo su tasa de saturación de oxígeno pasaba del 85 al 98 por ciento una vez colocado sobre su estómago. “Al colocarlos sobre el estómago, estamos abriendo partes del pulmón que antes no estaban abiertas”, dijo Kathryn Hibbert, directora de la UCI médica del Hospital General de Massachusetts.

Según explica Futurism, un estudio reciente, publicado en marzo y realizado en un hospital de Wuhan, China, el epicentro de la pandemia mundial, descubrió que en algunos casos recostarse boca abajo era más útil que aplicar presión positiva en los pulmones utilizando respiradores en los pacientes con COVID-19. Am

“Este estudio es la primera descripción del comportamiento de los pulmones en pacientes con COVID-19 grave que requieren ventilación mecánica y reciben presión positiva”, dijo en una declaración Haibo Qiu, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad del Sudeste en Nanjing, China, y coautor del artículo publicado en la American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here