“Malas noticias: hay una radioactividad superior a la normal en el corazón del incendio”, reportó Egor Firsov, líder del servicio de inspección ecológica, respecto al incendio que se produjo en la zona del desastre nuclear.

En plena pandemia del COVID-19, Chernobyl se convierte en un peligro adicional para Kiev, la capital de Ucrania. Un incendio forestal en la zona donde se produjo el desastre nuclear ha provocado que el nivel de radiación aumente de forma exponencial.

El reporte se distribuyó el último domingo 5 de abril. La zona cerrada en Chernobyl por la tragedia de 1986 sufrió un incendio. El peligro, sin embargo, yace en la extensión de este desastre natural.

Según la información compartida, el fuego alcanzó más de 100 hectáreas en la parcela cercana a la central nuclear, la misma que está ubicada a unos cien kilómetros de Kiev.

Al inicio de este siniestro, los servicios de emergencia comunicaron que no existía un peligro respecto al aumento de la radiación en la zona. A pesar de que tuvieron complicaciones para extinguir el fuego, no se presentó, supuestamente, un estrago radioactivo.

Incendio en Chernoby dispara la radiación. Reuters

Sin embargo, esa primera versión cambió cuando se descubrió que el humo de los incendios y la falta de vientos provocó polución en la capital. Así lo aseguró el Servicio de Emergencia del Estado de Ucrania.

Un inspector ecológico que responde al nombre de Egor Firsov utilizó las redes sociales para complementar esa información respecto al incendio forestal en Chernobyl. “Hay malas noticias: hay una radiactividad  superior a la normal en el corazón del incendio”, sentenció.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here